viernes, diciembre 28, 2007

CHILE SALVAJE

Chile salvaje, prístino, corredores biológicos, están mucho mas cerca de lo que pensamos, no es necesario ir a Pumalín o a los canales del sur del Golfo de Penas, están en la zona central incluso a pocas horas del centro de Santiago y a pocos kilómetros de Valparaíso por nombrar dos lugares, y no estoy hablando de la cordillera de los Andes, sino de los cerros de la zona central, especialmente los de la cordillera de la costa y sus estribaciones que a veces llegan hasta el mar. Las faldas de estos cerros estan cubiertos por miles de hectareas que nunca o apenas una vez cada 50 años han sido pisados por el hombre, donde el impacto de la actividad humana a sido indirecto a través de los incendios forestales y la contaminación atmosférica.
La gente de campo que cría animales, son casi los únicos humanos que recorren estos lugares y siempre lo hacen a través de las "cruzadas", que son senderos abiertos a rozón y hacha y solo por estas delgados senderos caminan sin salirse de él pues el riesgo de perderse es muy alto. De hecho la fila de huasos es liderada por el que conoce la cruzada pues hay bifurcaciones falsas que terminan en una maraña de ramas, hojas y espinas donde es imposible avanzar. Cuando uno campea el cerro uno o dos dias y observa varios miles de hectáreas, solo ha pisado lineas delgadísimas que volverán a pisar los mismos al año siguiente y sus descendientes los años consecutivos sin que esto se modifique un ápice.
Los "Tevales", formaciones de Tevo (Trevoa trinervis) pueden cubrir el 100% del suelo en cientos de hectáreas, incluso en miles si se unen fragmentos continuos, estos tevales son absolutamente inexpugnables por las largas espinas y la densidad y dureza de sus ramas, nunca nadie anduvo ahí. Hace algunos años mientras buscabamos Avellanita bustillosi (Euphorbiacea) en el nacimiento del estero Marga-Marga, fundo Los Coligues, al interior de Quilpué, es decir "a la vuelta de la esquina", mi compañero y yo subimos por una cruzada en el cordón del cerro hasta llegar a la cumbre que divide el fundo Los Coligues del valle de Lliu-lliu, no encontramos ni una mata de Avellanita y decidimos bajar por cruzadas distintas cada uno solo por su cruzada, yo tomé una falsa y terminé en cuatro patas en medio de una población gigantesca de Tevo, me di vuelta de espalda mire hacia arriba y hacia los lados y todo era ramas y espinas de Tevo, hacían 28 o 30 grados de calor, comencé a transpirar helado y supe que estaba entrando en pánico, di un grito de angustia, y al final supe que solo caminando forzado con mis antebrazos sobre la cara contra los tevos podría salir de ahí, al final me abrí paso por una zona mas iluminada hasta que al final pude salir. Tuve mi pequeño Vietnam entre esos Tevos. Esta es una razón suficiente para que la gente jamás pise estos lugares. Cuando salía de este infierno pude ver hacia el norte un palmar abierto de 100 o 150 palmas Chilenas en una ladera cubierta de un Teval inmenso, al verlas supe que de no haber cruzadas hasta cada una de esas palmas nunca nadie estuvo al lado de ellas, ninguna tuvo jamás un ser humano al lado.
Cuando un Teval se quema uno puede asistir a un espectáculo notable, después del incendio se puede observar el suelo prístino intocado como posiblemente lo vieron los conquistadores en sus primeras incursiones en el país, un horizonte superficial orgánico mullido y tan poco compactado pues nunca fue pisado por nadie, que se puede hundir la mano en él y el suelo se escurre como serpentina entre los dedos. No hay mediciones de la superficie de Tevo en la zona central de Chile pero estimo que pueden ser mas de 500.000 hectáreas entre la IV y VII región.
Otra zona notable por su pristinidad, o mas bien por su inexpugnabilidad son los acantilados de Playa Ancha ubicados apenas a 7 km en línea recta del centro de Valparaíso, estos acantilados, declarados Santuarios de la Naturaleza hace muy poco, casi no han sido pisados por el hombre salvo en cruzadas, esta vez construídas por los mariscadores en los bordes salientes del batolito, por donde bajan a sacar su sustento. Bajar por otros lugares o por el fondo de las quebradas que caen abruptas al mar es suicida. He bajado decenas de estos senderos y nunca vi un ser humano salvo 2 o 3 mariscadores que me mirabam como aparecido cuando me asomé fotografiando plantas hace algunos años, el punto mas alto de estos acantilados, el cerro Curauma, posee un bosque de Olivillos que descubrimos en el año 2003, hasta ahora desconocido, salvo para los que lo explotaron hace 80 años aproximadamente, en el acantilado de este cerro cayó una persona que estuvo desaparecida un par de años hasta que otro accidentado cayó muy cerca de él encontrando sus restos, todas las personas de Quintay conocen esta historia con detalles y es difícil creer que estos hechos típicos de lugares remotos puedan ocurrir a apenas 10 o 15 km del edificio del Congreso Nacional en Valparaíso.
Hay muchas otras formas de constatar la presencia de lugares intocados por el hombre en la zona central, por ejemplo interpretando lo que nos dice el mítico extravío del Teniente Bello en 1914, que habría caído en algún lugar "remoto" entre Buin (Culitrín) y Cartagena, a muchos les cuesta imaginar que puedan haber lugares "remotos" en ese tramo, pero los hay y son mas de lo que Ud. se imagina. El grupo de búsqueda puede dar fe de lo que planteo en este post, ellos han caminado decenas de km buscando los restos del avión por lugares donde quizás solo una vez en 50 años pisó el hombre, lugareños indican que habría caído en cerros cerca de Cuncumén lugar ubicado en la ribera norte del río Maipo unos 20,5 km en línea recta al oriente de Llolleo, los cerros de la zona no son muy altos, la altura máxima es de 630 m.s.n.m. sin embargo la primera incursion fracasó debido a la inaccesibilidad, los integrantes del grupo multidiciplinario de búsqueda indicaron: "Por parte del Club Aéreo iniciamos la búsqueda el 29 de enero de 2005 hasta el 9 de marzo del mismo año, con la esperanza de confirmar las pruebas mencionadas. Pero nos encontramos que era una misión prácticamente imposible si no contábamos con un equipo de personas y los medios técnicos adecuados para cumplir este objetivo". Podría apostar que la imposibilidad de recorrer los lugares indicados fueron Los Tevales y muy secundariamente riscos o pasadas difíciles llamadas comunmente "caletos" por la gente de campo, es claro que fueron los Tevales pues las primeras señas de restos de un fuselaje se encontraron después de un incendio en 1977, y los únicos lugares que se pisan por primera vez después de un incendio son las formaciones densas de Tevo. Los equipos de personas y medios técnicos a que se refiere el grupo de búsqueda no son mas que las cuadrillas de personas que necesitan para abrir nuevas cruzadas entre los Tevos por numerosas partes y esa es una empresa cara y difícil de implementar.
Pero hay una segunda teoría del extravío, la que sostiene Jaime Gonzales Colville de la Academia Chilena de la Historia. Gonzales cita las declaraciones del piloto Ponce que acompañaba a Bello, Ponce declaró que los aviones despegaron por segunda vez de Culitrín, después de almorzar a las 16:00 horas enfilando hacia el este, Bello en primer lugar, seguido por Ponce. Tras algunos bancos de niebla, ambos superaron las nubes, y Ponce, según reiteradas declaraciones que hizo más tarde, vio volar frente a él a Bello, como un punto en el aire, contra la cordillera, con excelente visibilidad, toda vez que tenía el sol a la espalda. Esto, el piloto Ponce lo reiteró una y otra vez, negando absolutamente que Bello hubiese enfilado o desviado hacia la costa. Pues bién, Ponce teniendo siempre el avión de Bello frente a él, debió buscar un lugar para descender por falta de bencina, descendiendo a unos catorce kilómetros al sur de San Bernardo y no en Lo Espejo, como se suponía. De inmediato preguntó por Bello, por cuanto presumía que debía haber bajado cerca, pero nadie supo darle información. Todas las versiones, suposiciones o teorías que presumían que el desaparecido piloto habría volado hacia el mar, fueron tenazmente desmentidas por Ponce: él fue el último en verlo volando hacia la cordillera, durante largo rato. En consecuencia, según se calculó por esos días, si se precipitó a tierra, debió suceder en los alrededores de la laguna de Aculeo, donde hubo varios testimonios de campesinos que, en distintas épocas, decían haber sentido el ruido de un avión. Es más, está documentado el testimonio de un lugareño quien en 1930, informó haber visto caer el aparato en una quebrada, tras lo cual se incendió, pero no dio aviso por temor. Sin embargo, en aquel año se organizó un equipo de búsqueda, se ubicó el sitio señalado por el testigo y se observó de lejos matorral quemado, a los que no se pudo acceder por lo montoso del sector. Aqui la cosa se pone mas interesante, si Cuncumén es inaccesible, Alhué, Cantillana, Los Guindos es la selva del Amazonas, pues esta si es una zona pródiga en lugares salvajes, por ejemplo en esa zona existe la cuesta de los Guindos y Alhué, antiguo camino qe unía Melipilla y Alhué con palmares desconocidos incluso para el mas oficioso buscador de palmas de Chile, don Pastor Correa, en su sitio web podrán comprobar que el palmar de la Cuesta Alhué http://www.palmar.cl/capitulo_3/3_90_guindos.htm es el mas desconocido de todos de Chile, por su inaccesibilidad no hay información de este palmar, de hecho Correa apenas si pudo divisarlo desde el aire y en sus recorridos por estos lugares a debido recurrir a la ayuda de la Sociedad Chilena de Exploración, que realiza prospecciones de reconocimiento a estos remotos lugares de la zona central de Chile. No sería aventurado pensar que quizás los restos del teniente Bello estén entre esas palmas o en las laderas cercanas de exposición hacia el oriente, pensando que Bello venía desde la cordillera hacia la costa buscando un lugar donde aterrizar a cargar bencina. Lugares como el palmar de la cuesta de Alhué hay muchos en la cordillera de la costa desde Cantillana hacia el sur pasando por Loncha, El Inglés, Llivi--Llivi, Cerro El Poqui, etc.
En realidad la búsqueda del teniente Bello no tiene nada de estúpido o descabellado, después de hacer un expediente con las cosas que interesan hoy a los Chilenos, siento que es lo mas cuerdo que he oido en este último tiempo, en realidad este proyecto aparece como una ventana que nos saca de los limites de la ciudad y nos hace mirar hacia el borde. Jorge Ponce Gómez, jefe de la expedición de búsqueda en Cuncumén dijo, después de la búsqueda de noviembre de 2007: "A pesar de habernos sacrificado soportando altas temperaturas durante el día y bajas temperaturas en la noche, hemos ganado en amistad, en experiencia, en conocimiento de la naturaleza y, por sobre todo, saber que todos los participantes han entregado su tiempo, sus conocimientos, sus energías, tratando de vencer a la naturaleza que no nos quiere entregar las pruebas que necesitamos". Notable, ellos le vieron la cara al espíritu del Tevo.
Los Chilenos viven una realidad absolutamente citadina, el entorno--realidad es un espejo donde se refleja nuestra personalidad, y esa realidad para el Chileno es la propia ciudad, su gente, su idioma, su TV, su educación, sus diarios, sus mall, su cemento y fuera de los límites de la ciudad no hay nada, incluso los que escapan de la ciudad para irse a vivir en los bordes lo hacen en condominios como ciudadelas con nuevos mini-mall, salas multicine, escuelas, etc., etc. y el campo es el "marco", el landscape por donde sale el sol en la mañana.
La zona central de Chile, la mas habitada del país, es una región llena de lugares salvajes, no pisados por el hombre salvo en forma indirecta (incendios forestales) y la creencia que no hay lugares que no hayan sido impactado por el hombre es falso, mas bien es al revés probablemente la sumatoria de los lugares salvajes es mayor que la sumatoria de las ciudades y las regiones centrales estan llenas de corredores biológicos por donde se mueve la fauna y donde ocurren cosas salvajes que ni nos imaginamos. Los Matorrales están llenas de cosas extrañas, decía don Juan Matus en los ensayos de Carlos Castaneda y vaya que tenía razón.

8 comentarios:

frank h. dijo...

muy bueno!

Duncan Christie dijo...

Gracias Patricio por ayudarnos a "caminar" por estas fronteras internas de nuestra region. He disfrutado mucho tu entretenido relato.
saludos!
Duncan Christie

Claudio Alvarado Solari dijo...

Hola Pato. Muy bueno tu artículo. me recordó una experiencia que tuve en el palmar de El Salto, bajando un simple ladera con quilas bajas. Al pasar la quebradita para subir por la otra ladera me interné algo entre los tevos. Resulté todo pinchado luego de bregar media hora para salir de unos escasos metros cuadrados de tevos y chaguales. El matorral espinoso ... es espinoso!

Francisco Lira dijo...

Vaya On Pato, lo que me había perdido..hacer rato que no entraba al Blog.

Lo que dice Ud es cierto. La gente no sabe (o no quiere saber) que a un paso hay lugares realmente inaccesibles. Yo también he vivido en pequeña escala lo delos trevales, y me encontrado a tiro de piedra de la ciudad o pueblo verdaderas maravillas que muy pocos conocen.Las fotos que cuelgo en Chilebosque, de matorrales, flores y otros las tomo a menos de 5 minutos del pueblo en bicicleta...ya me apso una vez que transitaba por un lugar archiconocido por mi y me encontré con eriosyces, ochideas y otras maravillas que pasaban desapercibidas por mi...

Un abrazo, y gracias por incentivarnos a salir de esta prisión urbana

Pilar Navarrete dijo...

Hola Patricio, soy Pilar Navarrete y trabajo en revista Paula. Por una nota que estoy armando me gustaría contactarte. Por favor, te pido que me escribas a mnavarrete@paula.cl y a pilar.navarrete@gmail.com dándome algún número de teléfono o mail donde contactarte.

Gracias!
Slds,
Pilar

莫文蔚Karen dijo...

That's actually really cool!!AV,無碼,a片免費看,自拍貼圖,伊莉,微風論壇,成人聊天室,成人電影,成人文學,成人貼圖區,成人網站,一葉情貼圖片區,色情漫畫,言情小說,情色論壇,臺灣情色網,色情影片,色情,成人影城,080視訊聊天室,a片,A漫,h漫,麗的色遊戲,同志色教館,AV女優,SEX,咆哮小老鼠,85cc免費影片,正妹牆,ut聊天室,豆豆聊天室,聊天室,情色小說,aio,成人,微風成人,做愛,成人貼圖,18成人,嘟嘟成人網,aio交友愛情館,情色文學,色情小說,色情網站,情色,A片下載,嘟嘟情人色網,成人影片,成人圖片,成人文章,成人小說,成人漫畫,視訊聊天室,性愛,a片,AV女優,聊天室,情色

Anónimo dijo...

Soy Pastor Correa Prats y he leído con mucho orgullo los diversos comentarios y citas a mi obra sobre la palma chilena, lamentablemnte, uno llega a cierta edad en que estos trotes se hacen imposibies, pero qué bueno que haya quienes mantienen su inquietud por estos temas pues ante la imposibilidad de publicar en papel que no se pierda todo elapporte que pude hacer.UN FUERTE ABRAZO A TODIS LOS PALMEROLOGOS.

Pato Novoa dijo...

Gracias Don Pastor, su documentado trabajo siempre será una valiosa fuente de información para los que desean proteger este prodigio de la naturaleza que es la Palma Chilena