sábado, agosto 11, 2012

SINCRONIAS JUNGIANO - ORQUIDEOLÓGICAS



Trifolium repens

- 7 años de edad, 1960, veraneaba en un pequeño campo al norte de Curarrehue, Huitraco se llamaba. 
Hicimos un viaje en carreta a las termas de Panqui, mi tia Eduviges iba sentada en la parte trasera de la carreta y me cuenta de una planta muy rara que habia visto en ese único lugar camino a la terma.
Espero ansioso mientras la carreta avanza, despues de algunas horas por fin llegamos, me bajo y la tia me muestra un extraño trebol con una mancha como una culebrita en sus hojas, la miro extasiado como si fuera una joya verde a punto de desaparecer, años mas tarde supe que era Trifolium repens, una maleza cosmopolita. Hasta hoy sigo mirandola como una joya.



 





















- 12 años, ojeo un número de la "Enciclopedia Estudiantil Codex" que nos compraba nuestro padre. Abro una hoja y leo un artículo sobre las orquideas, hay imagenes de cazadores de orquideas tropicales y leo historias de vida y muerte por colectarlas y llevarlas a Europa, leo el nombre de algunas....Catleya, Laeliocattleya, Brassavola, Brassolaeliocattleya, grabo a fuego sus nombres en mi memoria (excepto Brassavola que grabo como Brassovola), jamas se me olvidan e invento canciones y poemas repetitivos con esos nombres que canto ensimismado mientras camino a la escuela.



- 19 años, 2º año en la Universidad estudio Ingenieria Forestal en la Universidad de Chile, leo un pequeño libro del escritor Chileno Luis Oyarzún; "Defenza de la Tierra", un capítulo resulta preternatural..."Orquideas de Chile", Oyarzún describe estas enigmáticas plantas que crecen el lugares remotos conocidos por muy pocas personas, valles escondidos, verdaderos shangri-la, secretos, permitidos solo para algunos elegidos, plantas con formas de insectos llenas de apéndices como plumas y bigotes y colores inapropiados como negro y fuego, como joyas vegetales, que arrebatan a quien las mira de cerca. Yo leía esas lineas pensando que jamás tendría el derecho, la atribución espiritual para conocerlas, mi pobre humanidad no evolucionada no estaba apta para esta experiencia.


Chloraea bletioides















- 30 años, profesional cesante en los años 80, hago un Plan de extracción de corteza de Quillay para el ex asentamiento Los Condores en Los Vilos, 3 dias a caballo recorriendo la quebrada Infiernillo, segundo día, dos de la tarde, de pronto veo en el suelo una rarísima planta, como de plástico, de colores blanco y NEGRO.....bajo del caballo, la miro de cerca creo que tiene como vida animal, no me atrevo a cortarla, por fin le saco una flor, se la muestro al huaso guia que me acompañaba y le pregunto ¿Ud. sabe que planta es esta?......la mira desdeñosamente y me dice:...........no, no la he visto nunca.
Años despues supe que se trataba de Chloraea bletioides. Guardo la flor varios años en mi billetera.



- 41 años, un Guardaparque de la Reserva RíoCipreses, me dice: te quiero presentar una persona; Gosewijn Van Niehuenhuizen, el busca orquideas en Chile, lo saludo y me muestra una fotos que miro asombrado, plantas llenas de flores amarillas como tropicales y le pregunto: ¿son Chilenas estas plantas?.....


Gavilea longibracteata
observada en la quebrada
Los Robles de Pichilemu
  - 43 años, recorro la quebrada Los Robles al norte de Pichilemu y a los pies de unos gigantescos Robles Hualos veo algunas plantas como jacintos blancos, pienso: ...son flores de jardin que alguien plantó aqui. Pocas semanas despues veo otras similares cerca de Pueblo de Viudas, descubro que son orquídeas chilenas nativas y que su nombre es Gavilea longibracteata.


- 54 años, cumplo 11 años estudiando las orquideas chilenas, camino por el mercado de las pulgas de la Avenida Argentina en Valparaíso, de pronto veo una pila de 60 o mas números de la Encicopedia Estudiantil Codex, me acerco con la seguridad que por fin encontraré ese número donde sale el artículo de las orquideas, pido permiso al locatario para revisar la pila y empiezo una por una desde arriba hacia abajo, miro el índice de cada una de ellas buscando la palabra "orquidea", llego a la penúltima, la levanto lentamente, y aparece la última, miro la tapa y veo una imagen de la ecuación de Einstein E = mc2 sobre un espacio lleno de estrellas, sé que ese es el número, lo recuerdo, empiezo a transpirar, agacho mi cabeza en un acto de contriccion, de agradecimeinto, miro el índice y leo:....Las Orquídeas ....siento una felicidad antigua, abro las hojas con cuidado hasta la página 9 y veo las imagenes de esos dos cazadores de orquideas tropicales que tan grabadas habian quedado en mi memoria y en la página siguiente veo las Catleyas, Laeliocatleyas, Brassavolas, Brassalaeliocatleyas.

1 comentario:

Claudia dijo...

llegué por casualidad... me alegro. Recién comienzo a leer pero ya quedé entusiasmada. Adorable, gracias por compartir ese tesoro que son los recuerdos imborrables!
Claudia